Crónicas desde orilla y/o embarcadas.

jueves, 27 de octubre de 2011

"La camioneta de Penélope"

No intenten comprender el título, como diría mi amigo Abe, "cosas de locos".

Quien les habla es un apasionado del spinning. Esta es la técnica que práctico casi exclusivamente, la cual me resulta infinitamente complaciente y por la que siento enorme debilidad, máxime si las capturas se obtienen en superficie. Sin embargo, aunque el jigging me resulta más elemental y monótono, es una modalidad que pone a nuestro alcance generalmente peces de buena talla y asimismo, la puesta en atmósfera de estas presas es más sencilla, debido a que los equipos empleados suelen ser extra fuertes y la verticalidad de la línea ayuda en gran medida a evitar cortes de la misma con escalones y rocas, con lo cual, si la picada queda consolidada normalmente acabarás con un buen bicho sobre el barco. En definitiva, que he disfrutado y disfruto de jornadas muy divertidas con esta disciplina y por lo tanto la alterno con el lance.

Con gente que controla de jigging he pasado unos días deambulando por Las Canarias orientales y cuando hay mucho talento junto se forma un gran equipo, llegando así los resultados.

Víctor, patrón del "Albakora Charter Fishing" (http://www.albakora.es/), además de ser un tipo cojonudo domina a la perfección todas las modalidades; spinning, jigging, big game. Igualmente sabe de técnicas que emplean carnada, si es lo que vas buscando. Conoce la topografía submarina de tal forma que las capturas están casi aseguradas. Ustedes dirán que hago apología de un coleguita, y yo les digo: que coño importa que sea o no mi amigo, lo importante es que de su mano podemos lograr esto.



Yo tengo mi estimación del peso del animalito, y seguramente no es exacta. Lo que si es exacto es que quien sujeta al pescadito pesa algo más de cien kgs y tiene una estatura de casi dos metros. A partir de aquí, les será más fácil hacer la propia.


Saludos.


Ps. Besos para Vanesa, Carmenza, Mari Lo, Mari Cruz y Xiomara.

martes, 11 de octubre de 2011

Gran Canaria viva.

De nuevo escapadilla con la buena compañía que me ofrece Aday. Debemos y queremos recuperar la continuidad en nuestras salidas.

Llegamos a la zona escogida sobre las 18:30 y pronto nos percatamos de que posiblemente hubiese sido mejor arribar algo antes. Mi acompañante catapulta fuerte su jig fetiche por primera vez y observa que sospechosamente el artificial se demora en tocar fondo. Cierra pick up y obtiene carrera larga y ágil. Adaíto sacude su vara como puede con el fin de consolidar la picada, sin embargo instantes después esta oportunidad se diluye irremediablemente. El chico queda tocado, sabedor de que era buen animal.

Sumido en la faena, me alerta de que hay carnada a la vista y yo no pierdo tiempo en disparar con blanco la sardinilla, logrando igualmente picada bajando. Doy cachete y me quedo sin señuelo. Ya son 2 los pejes buenos que no se dejan ver. Mosqueados, proseguimos la tarea y como razonable que es, continuamos lanzando en espacios cercanos a la carnada, la cual fue desapareciendo gradualmente hasta que no se dejó ver más. No obstante, nuestra insistencia fue premiada con unas cuantas presas; unas agujas, una bicúa y una sierrita. Otras oportunidades también se dieron, pero los peces no quisieron morder adecuadamente los engaños y lo cierto es que nos marchamos creyendo que pudo ser un día con rédito mucho mejor.


Les dejo imagen del bonito.




La maltratada Redonda aún da de si. Veremos que ocurre la próxima vez.


Saludos.

lunes, 3 de octubre de 2011

De regreso.

Hace ya más de tres años, mi amigo, mi mentor Rafa y yo acudíamos de vez en cuando a un pesquero muy rico en bicúas, el cual nos permitía siempre tener jornadas divertidas, con multitud de picadas. También sabíamos de la presencia ocasional por este lugar de grandes predadores, pues alguna vez logramos trancones de mayor entidad e incluso sacamos presas mutiladas, que evidenciaban la existencia de peces de porte superior.

Las visitas a este emplazamiento las llevábamos a cabo sobre todo para salir de la rutina que nos suponía asistir a los spots de mayor renombre de Gran Canaria, los cuales ya empezaban a flaquear, además de mostrarse bastante concurridos.

Como ha ocurrido prácticamente en cada metro de la costa canariona, llegaron igualmente por este área otros spinners y entre estos se encontraban unos que no mostraban el menor respeto por la vida marina, fulminando toda víctima que se prendía de sus artificiales. Consecuentemente, aquellas jornadas distraídas acabaron, y nosotros no volvimos por allí jamás.

Hoy, no es que tuviese yo muchas ganas de salir a pescar. Andaba cansado y apático. No obstante el buen estado del mar invitaba a intentarlo y finalmente partí rumbo al mencionado sitio.

Comienzo la faena ya tarde y nada se interesa por mis reclamos. Me desplazo hacia la izquierda a zona somera para sondearla en busca de pejerreyes, sargos, lubinas, etc, pero no tengo éxito. Ya en el ocaso, regreso a la ubicación habitual y al primer lance picada fuerte y carrera. He de sujetar firmemente la caña, pues el rival tira con ímpetu, sacando unos cuantos metros de las 15lbs del rojo power pro que colma mi Stradic Ci4. Pronto se detiene y me permite acercarle a mi posición, para dejarme comprobar que se trata de este estupendo bocinegro.



Su peso rondaría las seis libras.


Tras hacer las fotillos, di algún tiro más consiguiendo pequeños trancones, seguramente de bicúas, sin embargo no hubo otras capturas.

Regresando a este lugar, intentaba sobre todo evitar una salida nula, pero no imaginé que me fuese a salir tan bien.


Saludos.


sábado, 1 de octubre de 2011

Aday's return.

Lo comentamos hoy entre lance y lance. Desde que mi gran amigo David nos visitase proveniente de su Tenerife natal allá por la primera quincena de febrero del presente año, no habíamos podido coincidir el bueno de Aday y yo con caña de spinning en mano. Diversos motivos me habían privado de la grata compañía junto al mar de este spinner infrecuente con el que tantos ratos divertidos he pasado. Sin embargo, hoy nada pudo evitar que dispusiéramos del tiempo necesario para sumar una nueva jornada.

Dado que la climatología nos iba a ser muy favorable, pudimos escoger el lugar más apetecible para llevar a cabo esta escapadilla y aunque en los últimos tiempos está muy transitado, algo ineludible en La Gran Canaria actual, sigue obsequiando con algún pescadito de vez en cuando.

Llevábamos ya un cierto número de intentos y ninguna señal de vida. Inquieto, me traslado hacia el oeste del emplazamiento y consigo un buen trancón. Carreras ágiles y movimientos histéricos me hacen pensar en una sierra, algo que queda constatado instantes después.




La mañana avanza y la actividad (si es que la hubo) se estanca. Nos quedamos sin agua (bajamar) y paulatinamente se nos escapan las esperanzas. No obstante, Aday es tenaz y esta misma constancia que en el pasado le ha brindado grandes capturas le otorgó hoy otra, una hermosa sierra que sucumbió a la buena acción que este chico confiere a sus artificiales.





Finalmente el muy "golfillo" también consiguió una bicúa.


Sigues en forma Aday.



Saludos.