Crónicas desde orilla y/o embarcadas.

viernes, 30 de diciembre de 2011

La sierra. Una presa deliciosamente habitual.

No hace tanto, charlaba con un buen amigo y entre otras cosas me decía que estaba saturado de capturar sierras, que "no las quería ni ver". Seguramente, muchos de ustedes dirán que este colega es un hipócrita, que eso que cuenta no es real. Pero si yo les dijera que lo que sí es real es que este chico apresó entre 70 y 90 de estos túnidos  durante los 4 o 5 primeros meses de este año que pronto acabará, parece que su pensamiento se hace más plausible. 

Por otro lado, todos sabemos que cuando hablamos de pesca hay temporadas en que se captura más y otras en las que te cuesta horrores trincar cualquier bicho. Rachas favorables y asimismo adversas y claro, como es razonable, este spinner también está expuesto a estos altibajos y permaneció un tiempo sufriendo jornadas digamos, poco productivas, aunque fue raro que no tuviera sus ocasiones.

Estos días tengo una nueva conversación con el susodicho y muy animado me comenta que de una vez por todas ha expirado ese lapso negativo que venía padeciendo y paradójicamente, le pude ver radiante en una instantánea con una sierra notable entre sus manos.

Dicho esto, puedo decirles que me siento muy identificado con este muchacho, que yo mismo he tenido momentos en que he desestimado la captura de estos peces y que posteriormente y tras echarles de menos, me he alegrado mucho al volver a atraparles.

La sierra, un pez magnífico, incansable, deportivo, el cual está llenando de gratas sensaciones mis escapadas más recientes. 








En el futuro no sé si vendrán muchas o pocas sierras, lo que si sé es que siempre serán bienvenidas.

Saludos.

lunes, 26 de diciembre de 2011

Más regalos de Navidad.

Nueva jornada entretenida, un par de sierras y una bicúa. Si no fuese porque tengo los pies en la tierra diría que ha vuelto el rendimiento de los días de 2007, 08, en los que habitualmente capturaba varias presas y salvar el bolo no era un problema. Muy a mi pesar, se que volverá la cruda realidad, no obstante haremos lo posible para torearla.     

El factor suerte no ha influido solo en el resultado. El emplazamiento utilizado es uno de los rincones más trillados de toda la costa grancanaria (que no es poco), sin embargo hoy pude campar por el lugar a mis anchas, todo un placer. Muy agradable fue asimismo comprobar que aún sufriendo un acoso constante la zona es capaz de dar buen fruto. 
        




Lo poco que queda del año estaré seguramente con los pies de remojo casi a diario. Ya les contaré lo que suceda.

Saludos.

domingo, 25 de diciembre de 2011

¿Noche buena? Yo creo que sí.

Cuando me inicié en el spinning, las jornadas con muchas oportunidades se daban con relativa frecuencia. A medida que fui ganando experiencia, estos días divertidos llegaron incluso a mejorar, pues además de cantidad de capturas obtenía calidad, es decir, peces de buen tamaño y diferentes especies. Sin embargo, actualmente estos grandes resultados son inusuales. Lo habitual es que se disponga de una o dos ocasiones y a menudo de ninguna. Esto es lo que ocurre y no parece que vaya a cambiar a mejor, ni a corto ni a largo plazo. No obstante, a veces hay sorpresas y aunque este regalo de Navidad no ha sido extraordinario, no pienso en quejarme. Cuatro bicúas y una sierra. Tirones infructuosos hubo bastantes y la suelta de otra sierra intuyo también, por su forma de batallar.

Un par de fotillos.







Saludos y que tengan muy Felices Fiestas.

martes, 20 de diciembre de 2011

Buscando refugio.

Los abrigos son lugares donde practicar el spinning se me hace muy ameno. La ausencia de viento y oleaje nos permite correr menor riesgo y además facilita un cómodo manejo de nuestros señuelos. Igualmente estas condiciones favorables invitan a hacer uso de equipos ligeros (muy divertidos) y por supuesto de los artificiales que les son propios. Sin embargo, la pesca en los resguardos tiene un grave inconveniente, la escasez de vida. La actividad de la flota profesional y de sus trampas es una constante. Asimismo, el resto de pescadores pueden disfrutar (y lo hacen) de su afición durante la mayoría de los días del año, con lo cual la presión pesquera es muy elevada. La captura de especies territoriales se convierte en algo utópico. El número de espáridos y de otros peces asiduos a las nasas es casi nulo. No obstante y gracias a su dinamismo, son los pelágicos las únicas presas factibles en estas áreas. Estos nómadas se desplazan incesantemente en busca de comida y las zonas yermas que tratamos no quedan exentas a este tránsito, por tanto su captura es alcanzable.

Por otro lado, residir en Gran Canaria, una isla cuya amplitud es de 47km, te posibilita el buscar cobijo ante cualquier vendaval (independientemente de su dirección) en un periodo de tiempo admisible. Esta ínsula también cuenta con numerosas abras, donde encontrar protección a inclemencias meteorológicas.

Canarias es tierra de vientos, archipiélago en el que los alisios soplan con frecuencia y si no quieres sufrirlos, has de "esconderte" de ellos como puedas. Así lo he hecho por enésima vez y este ha sido el fruto.



Una bicúa con bucktail.


Pejerrey con X-Rap


Y una nueva sierra con señuelo topwater, Pro-Q 120, la tercera en lo que va de mes.


Puede que sea mera casualidad, pero a mi me ha pasado por el coco la idea de que el invierno es la época del año en la que capturar sierras en superficie es más realizable. Creo recordar que todas las que he apresado han sido en esta estación. También es este el momento del año en que se ven averíos con frecuencia, tal vez esté relacionado, aunque esto es solo una simple conjetura.


Saludos.

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Adapterse o morir.

El spinning se ha convertido en una afición de masas y Canarias no escapa a esta realidad. Lejos quedan los momentos en que unos pocos pioneros se movían a sus anchas y sin preocupaciones por las costas del archipiélago. Y digo sin preocupaciones porque en aquellos días la competencia era nula. No tenían que estar pensando en que el lugar escogido estuviese ya ocupado, o que fuese un sitio que soportase una fuerte presión pesquera etc. Para los adelantados el único contratiempo (por llamarlo de alguna manera) fue enfrentarse a un mar rebosante de vida y de peces de gran tamaño, que pondrían a estos afortunados y a sus equipos al límite.

Quien les habla no estaba entre estos precursores. No obstante y solo gracias a mi amigo Rafa llegué cuando quedaban unas pocas porciones del "pastel". A día de hoy, "la dulce tarta" hace tiempo que acabó. La escasez de presas es algo palpable, llegando a ser asfixiante en la isla de Gran Canaria, extremadamente poblada y donde sus ciudadanos sienten especial inclinación por la pesca en general. Sin embargo, y aunque es evidente que desearía moverme en otra coyuntura, cuando buscas algo y acabas por conseguirlo la satisfacción es directamente proporcional a la dificultad para lograr este propósito. Por tanto, los momentos de éxito se viven con mayor deleite y asimismo se da mucho más valor a resultados que antiguamente desestimabas, debido sobretodo a la propia ambición. Ya no voy por la orilla con las altas aspiraciones que me imponía en el pasado. Intento disfrutar más del paisaje, del amanecer, del silencio y si logro pescar, alcanzo la plenitud.

Bueno, me dejo ya de nostalgias y reflexiones, pasando a mostrarles imágenes de mis últimos muy satisfactorios frutos.:)



Bicúa.



Esta aguja picó bajando. En los primeros instantes llegué a pensar que se trataba de un buen pejerrey, ya que tiró de forma similar a algunos de los saltatrix que he capturado, para luego darme cuenta de que venía enganchada por un costado. En este día apresé otras dos igualmente robadas, dato que se hace aún más curioso, pues la contigua sierra se engancho cerca de la aleta caudal.



Abajo una dumerili realmente pequeña. La traté con mucho tacto para soltarla sin que sufriese el menor daño.




Y para finalizar, esta hermosa anjova capturada en superficie.




Saludos.

viernes, 9 de diciembre de 2011

Con determinación.

El largo puente de La Constitución, que dio mucho tiempo libre, una climatología propicia y lo más importante, la gracia y comprensión de mi dulce esposa, me han permitido darme un buen atracón de spinning durante estos últimos días.

Salvando una jornada en la que disfruté de la compañía de mi buen amigo Aitor y de las acometidas de algunos peces, el resto ha sido del todo infructuoso. Daba igual que lo intentara de mañana, o de tarde. Con el inicio de la pleamar, o cuando se retiraban las aguas. Que el emplazamiento estuviese cerca o muy lejos de casa. La tónica general fue la total ausencia de predadores. Para colmo no fue fácil encontrar lugares tranquilos, que me dejasen paladear los sonidos de la naturaleza en deliciosa soledad. No obstante, cuando el clima es favorable soy capaz de aplicarme auténticas "palizas" sin perder la entereza, aún cuando no se logran resultados. Es más, si estos no llegan aumenta mi motivación y concentración ante la dificultad.

Ayer, finalmente logré mi propósito. Llegaron la actividad y las presas. La primera, una sierra crecidita que agredió a uno de mis señuelos topwater. El hecho de verla romper la superficie es para mi suficiente recompensa por todos los intentos baldíos.




Además obtuvimos un siempre peleón pejerrey, que decoró la lucha con varios brincos, cabriolas tan características de esta especie.




La buena meteorología ya nos abandona, sin embargo un día de estos volveremos a la orilla.


Saludos.

viernes, 2 de diciembre de 2011

Pro Q time!

Los paseantes me encantan. La acción que ejercen simula perfectamente a un pescadillo despistado, aturdido, incluso desvalido, con lo cual es muy posible que capten la atención de un potencial cazador, pues estos no dejarán pasar la oportunidad de echarse al coleto un bocado fácil. Creo que son capaces de inducir a los predadores hasta en los momentos en que estos se muestran poco activos. Además, es todo un espectáculo ver los ataques sobre estos señuelos de superficie, por lo tanto siempre llevo algunos en la mochila.

Con el fin de aumentar la variedad de los artificiales de que dispongo y advertido de su calidad y utilidad, me he apropiado del Pro-Q 120, paseante de la marca transalpina Seaspin. Inversión que me ha salido redonda ya que el susodicho se acciona sin dificultad, viene armado con triples grandes y fuertes, posee unos acabados fantásticos y lo que considero más importante, se puede proyectar a una distancia considerable.




Esta misma tarde decido ir hasta el naciente de Gran Canaria, decantándome por plaza profunda. Dale que te dale durante buen rato y lo de casi siempre, nada de nada.

Se acerca el ocaso y veo aparecer no muy lejos un grupo reducido de peces pasto. Escojo un Tobimaru 105 sardina y lo muevo por la cercanía de la carnada varias veces sin resultados. Tiro un Mucho Lucir plata y tampoco funciona. Pensando ya que no habría otra cosa por la zona que aquellos pequeños pececillos, observo con nitidez una salpicadura, parece que algo les ha atacado. Monto y lanzo el Pro Q teniendo pronto una buena acometida, pero no cuaja. Continuo excitado la recuperación y de nuevo se abalanzan sobre el, quedando esta vez si el animal enganchado. Disfruto de cada una de las arrancadas del predador, como si fuese el último de mi vida. Paulatinamente le agoto, le varo y le fotografío.




No se cuantas sierras he capturado, pero han sido muchas, sin embargo siguen divirtiéndome como el primer día.


Saludos.

lunes, 21 de noviembre de 2011

No hubo errores, simplemente se largó.

Ya hacía una semana que no me acercaba a dar unos lances. El mal tiempo, el padel y la escasa motivación me tenían apartado de la orilla. No obstante, ayer me picó la curiosidad por saber que podría ocurrir visitando por segunda vez el lugar donde mi amigo David y yo iniciamos nuestras incursiones por La Redonda durante su última visita. Aquel día sacamos una sierra, una bicúa y dispusimos de otras oportunidades en solo 20min, pues arribamos tarde al emplazamiento.

Este área reúne todos los factores necesarios para considerarlo como sitio improductivo. Zona de fácil acceso, resguardada de inclemencias meteorológicas, cercanía a espacios densamente poblados y muy transitado. Incluso tengo informes desfavorables de varios spinners que se mueven por esta demarcación y no se comen ni un rosco. Sin embargo yo me había propuesto en su día la vuelta y así lo hice.

Para iniciar la faena monto el popper de Storm Chug Bug, lo lanzo con cierta inclinación a la derecha y nada. Pruebo hacia la izquierda y observo una sospechosa perturbación del agua y junto al señuelo, le recupero un poco más y picada. El animal que empuja y yo que doy varillazo para consolidar la clavada. Mantengo una correcta tensión y todos mis sentidos en la pelea. El pez cabecea enérgicamente sin permitirme recuperarle un metro, pero tampoco se empeña en distanciarse de mi posición. Persiste en su intento de zafarse y JODER, lo consigue. Verifico el estado de los triples y es muy bueno. Repaso en mi mente lo ocurrido y creo no haber hecho algo mal. Con sensación agridulce continuo pescando y la tarde expiró sin que nada digno de reseñar mordiese mis engaños.

Supongo que fue pejerrey de buena talla, no obstante no descarto la posibilidad del palometón.


Así están las cosas, prosigue mi mala racha. Por fortuna tengo fresco mi último romance y las fantásticas sensaciones que este me dejó.




Amor imposible que espero vuelva.:)


Saludos.

jueves, 17 de noviembre de 2011

Con buena compañía.

No puedo decir que estén yendo bien las cosas con respecto a los réditos de las salidas a spinning. Pocos peces y mala fortuna es en síntesis lo que viene sucediendo.




Picadas buenas no consolidan y si lo hacen se pierden por otros factores. Les cuento.

Últimamente estoy pescando más fino. Con frecuencia uso 15lb, en ocasiones 10 y 20 cuando me quiero armar mejor. No obstante, el hecho de escoger emplazamiento con escalón cercano y reputación de bichos grandes, me hizo rescatar del olvido la bobina de mi Stella Fa 5000 cargada con 30, por si pegaba "una camioneta", teniendo de esta forma más garantías. Pues tan olvidada la tenía que no recordaba que debía reemplazar el hilo, ya que había "pasado" por innumerables batallas y era el momento de sustituirle por uno nuevo. Seguramente ya imaginan por donde van los tiros. Pues eso, que uno de los mejores trancones que he tenido nunca se fue al garete por esta causa. El animal arrancó con potencia nada más engancharse y la línea cedió fatalmente donde no lo hubiese hecho en circunstancias normales. Error mayúsculo que aún me pulula por el coco.


Lo que conseguimos capturar se reduce a una sierra y un par de bicúas.




Casualmente no todo ha sido infortunio. Es verdad que el fruto de las jornadas no me ha satisfecho, sin embargo he de señalar que la compañía ha sido estupenda.

Aunque me he topado con grandes gilipollas que comparten afición, lo cierto es que en líneas generales me considero muy afortunado por la calidad de la mayoría de las personas que he conocido desde que pesco con artificiales. Gente generosa, noble y sincera, con la que es todo un privilegio pasar un rato de pesca.


Saludos.

Ps. Gracias a Pepe, Maxwell, Pablo, Moi y Fran.


sábado, 5 de noviembre de 2011

Discreta vuelta a la orilla.

Después de darme un buen atracón de jigging, he regresado a la orilla para continuar con lo que más me apasiona, las escapadillas a spinning. Está claro que los frutos desde el litoral son por lo general mucho menos abundantes o incluso nulos, no obstante la dificultad, la incertidumbre y el contacto estrecho con la naturaleza, consiguen darle al lance costero un toque romántico que lo hace más atractivo, además de ser, según mi opinión, más puro y deportivo. Sin embargo, cuando no llegan unos resultados mínimos esta práctica se muestra especialmente penosa y yo, que no tengo madera de mártir busco indulgencia en el spinning embarcado, que aunque burgués y fácil ofrece mayor rentabilidad, indispensable para conservar la afición.

El rendimiento de las pasadas jornadas no ha sido especialmente positivo:

Bicúa desde rocas.




Y otras desde arena.




También capturamos un abae que atacó al Jugolo 60g obsequio de mi querida Vanesa.




La fortuna nos fue esquiva y hasta tres buenos peces acabamos perdiendo. Pejerreyes seguramente, pues seccionaron la línea de forma precisa.

Ya vendrán días con mayor suerte.


Saludos.

jueves, 27 de octubre de 2011

"La camioneta de Penélope"

No intenten comprender el título, como diría mi amigo Abe, "cosas de locos".

Quien les habla es un apasionado del spinning. Esta es la técnica que práctico casi exclusivamente, la cual me resulta infinitamente complaciente y por la que siento enorme debilidad, máxime si las capturas se obtienen en superficie. Sin embargo, aunque el jigging me resulta más elemental y monótono, es una modalidad que pone a nuestro alcance generalmente peces de buena talla y asimismo, la puesta en atmósfera de estas presas es más sencilla, debido a que los equipos empleados suelen ser extra fuertes y la verticalidad de la línea ayuda en gran medida a evitar cortes de la misma con escalones y rocas, con lo cual, si la picada queda consolidada normalmente acabarás con un buen bicho sobre el barco. En definitiva, que he disfrutado y disfruto de jornadas muy divertidas con esta disciplina y por lo tanto la alterno con el lance.

Con gente que controla de jigging he pasado unos días deambulando por Las Canarias orientales y cuando hay mucho talento junto se forma un gran equipo, llegando así los resultados.

Víctor, patrón del "Albakora Charter Fishing" (http://www.albakora.es/), además de ser un tipo cojonudo domina a la perfección todas las modalidades; spinning, jigging, big game. Igualmente sabe de técnicas que emplean carnada, si es lo que vas buscando. Conoce la topografía submarina de tal forma que las capturas están casi aseguradas. Ustedes dirán que hago apología de un coleguita, y yo les digo: que coño importa que sea o no mi amigo, lo importante es que de su mano podemos lograr esto.



Yo tengo mi estimación del peso del animalito, y seguramente no es exacta. Lo que si es exacto es que quien sujeta al pescadito pesa algo más de cien kgs y tiene una estatura de casi dos metros. A partir de aquí, les será más fácil hacer la propia.


Saludos.


Ps. Besos para Vanesa, Carmenza, Mari Lo, Mari Cruz y Xiomara.

martes, 11 de octubre de 2011

Gran Canaria viva.

De nuevo escapadilla con la buena compañía que me ofrece Aday. Debemos y queremos recuperar la continuidad en nuestras salidas.

Llegamos a la zona escogida sobre las 18:30 y pronto nos percatamos de que posiblemente hubiese sido mejor arribar algo antes. Mi acompañante catapulta fuerte su jig fetiche por primera vez y observa que sospechosamente el artificial se demora en tocar fondo. Cierra pick up y obtiene carrera larga y ágil. Adaíto sacude su vara como puede con el fin de consolidar la picada, sin embargo instantes después esta oportunidad se diluye irremediablemente. El chico queda tocado, sabedor de que era buen animal.

Sumido en la faena, me alerta de que hay carnada a la vista y yo no pierdo tiempo en disparar con blanco la sardinilla, logrando igualmente picada bajando. Doy cachete y me quedo sin señuelo. Ya son 2 los pejes buenos que no se dejan ver. Mosqueados, proseguimos la tarea y como razonable que es, continuamos lanzando en espacios cercanos a la carnada, la cual fue desapareciendo gradualmente hasta que no se dejó ver más. No obstante, nuestra insistencia fue premiada con unas cuantas presas; unas agujas, una bicúa y una sierrita. Otras oportunidades también se dieron, pero los peces no quisieron morder adecuadamente los engaños y lo cierto es que nos marchamos creyendo que pudo ser un día con rédito mucho mejor.


Les dejo imagen del bonito.




La maltratada Redonda aún da de si. Veremos que ocurre la próxima vez.


Saludos.

lunes, 3 de octubre de 2011

De regreso.

Hace ya más de tres años, mi amigo, mi mentor Rafa y yo acudíamos de vez en cuando a un pesquero muy rico en bicúas, el cual nos permitía siempre tener jornadas divertidas, con multitud de picadas. También sabíamos de la presencia ocasional por este lugar de grandes predadores, pues alguna vez logramos trancones de mayor entidad e incluso sacamos presas mutiladas, que evidenciaban la existencia de peces de porte superior.

Las visitas a este emplazamiento las llevábamos a cabo sobre todo para salir de la rutina que nos suponía asistir a los spots de mayor renombre de Gran Canaria, los cuales ya empezaban a flaquear, además de mostrarse bastante concurridos.

Como ha ocurrido prácticamente en cada metro de la costa canariona, llegaron igualmente por este área otros spinners y entre estos se encontraban unos que no mostraban el menor respeto por la vida marina, fulminando toda víctima que se prendía de sus artificiales. Consecuentemente, aquellas jornadas distraídas acabaron, y nosotros no volvimos por allí jamás.

Hoy, no es que tuviese yo muchas ganas de salir a pescar. Andaba cansado y apático. No obstante el buen estado del mar invitaba a intentarlo y finalmente partí rumbo al mencionado sitio.

Comienzo la faena ya tarde y nada se interesa por mis reclamos. Me desplazo hacia la izquierda a zona somera para sondearla en busca de pejerreyes, sargos, lubinas, etc, pero no tengo éxito. Ya en el ocaso, regreso a la ubicación habitual y al primer lance picada fuerte y carrera. He de sujetar firmemente la caña, pues el rival tira con ímpetu, sacando unos cuantos metros de las 15lbs del rojo power pro que colma mi Stradic Ci4. Pronto se detiene y me permite acercarle a mi posición, para dejarme comprobar que se trata de este estupendo bocinegro.



Su peso rondaría las seis libras.


Tras hacer las fotillos, di algún tiro más consiguiendo pequeños trancones, seguramente de bicúas, sin embargo no hubo otras capturas.

Regresando a este lugar, intentaba sobre todo evitar una salida nula, pero no imaginé que me fuese a salir tan bien.


Saludos.


sábado, 1 de octubre de 2011

Aday's return.

Lo comentamos hoy entre lance y lance. Desde que mi gran amigo David nos visitase proveniente de su Tenerife natal allá por la primera quincena de febrero del presente año, no habíamos podido coincidir el bueno de Aday y yo con caña de spinning en mano. Diversos motivos me habían privado de la grata compañía junto al mar de este spinner infrecuente con el que tantos ratos divertidos he pasado. Sin embargo, hoy nada pudo evitar que dispusiéramos del tiempo necesario para sumar una nueva jornada.

Dado que la climatología nos iba a ser muy favorable, pudimos escoger el lugar más apetecible para llevar a cabo esta escapadilla y aunque en los últimos tiempos está muy transitado, algo ineludible en La Gran Canaria actual, sigue obsequiando con algún pescadito de vez en cuando.

Llevábamos ya un cierto número de intentos y ninguna señal de vida. Inquieto, me traslado hacia el oeste del emplazamiento y consigo un buen trancón. Carreras ágiles y movimientos histéricos me hacen pensar en una sierra, algo que queda constatado instantes después.




La mañana avanza y la actividad (si es que la hubo) se estanca. Nos quedamos sin agua (bajamar) y paulatinamente se nos escapan las esperanzas. No obstante, Aday es tenaz y esta misma constancia que en el pasado le ha brindado grandes capturas le otorgó hoy otra, una hermosa sierra que sucumbió a la buena acción que este chico confiere a sus artificiales.





Finalmente el muy "golfillo" también consiguió una bicúa.


Sigues en forma Aday.



Saludos.


martes, 27 de septiembre de 2011

El sol es un sol. Spinning a deshoras.

Teniendo en cuenta (cómo no) que entorno al 90% de mis capturas de mañana se producen durante la primera media hora de luz, reconozco que en primera instancia me resultó poco alentador que mi amigo Abe me convocase a las 9:30 para ir rumbo al pesquero. No obstante, lo sugerente del lugar escogido, sumado a las sabias razones que da José Luis para acudir a horas poco propicias, consigue persuadirme a no estimar un dato empírico tan rotundo como el mencionado, además de permitirme descansar, que buena falta que me hacía.

A priori, no parecía esta la jornada en la que fuese a expirar la mala racha en la que estaba inmerso. Acumulaba ya unos cuantos ceros y por si fuera poco se habían evaporado ocasiones claras de apresar buenas presas, sin embargo Abe siempre se mueve por lugares con gran potencial y como cabe esperar, estos spots dieron sus frutos.

El primero llegó en forma de baila, que se hizo con uno de mis vinilos sobre las 10 de la mañana.




Pateamos y registramos a conciencia el emplazamiento, pero salvo una bicúa buena que avistó José, nada más se hizo notar.

Tras visitar otro sitio sin éxito, terminamos sobre las 2 de la tarde en otro donde Abe tiene pronto un buen ataque que no cuaja. También gozó de persecución a uno de sus señuelos de superficie. Estas escaramuzas me activan, pues a estas alturas del día mis ánimos andaban algo apagados y me empecino en sondear el lugar, consiguiendo recompensa con el apresamiento de un hermoso bocinegro.




Poco después dimos por concluida la salida.


Ya al día siguiente y en solitario me hice con otras capturas igualmente con el día avanzado. Unos cuantos pejerreyes de pequeño tamaño y un merito que rondaría el 1/2kg.






La nota negativa fue la suelta de lo que parecía un palometón de 4 o 5kg. Que se le va a hacer, así es este juego.

Estos últimos peces volvieron al agua, los primeros pasaron a formar parte de nuestra dieta.


Saludos.


Ps. D. José Luis, muchas gracias por enésima vez.:)


sábado, 3 de septiembre de 2011

Pescando en calma.

Como seguramente ustedes sabrán, en esta época del año se producen unas mareas vivas muy intensas y en consecuencia las aguas anegan la costa hasta límites máximos, pero también se retiran muchísimo. Si a esto unimos un estado del mar de reposo absoluto, podemos optar a situarnos en puntas y piedras que en algunos casos no sabía ni que existían. Lamentablemente esto no me ha ayudado a conseguir alguna presa espectacular, sin embargo he disfrutado de buena actividad en momentos puntuales, consiguiendo un número importante de bicúas y pequeños pejerreyes.






Una cabrilla preciosa acompañó a los antecesores.




Ya en otra jornada nos trasladamos a un lugar donde se había visto carnada en fechas pasadas. Lo cierto es que este sitio me resulta incómodo y poco sugerente, no obstante todos sabemos lo que puede ocurrir si hay peces pasto por la zona y dado que no tenía opciones más alentadoras, quise intentarlo por si me tocaba el chollo de dar con "majúa" (carnada). No se si se encontraban o no longorones por esta demarcación, lo que sí pasó por allí fue esta divertida sierra.



Mis disculpas por la calidad de la imagen.


La comodidad que brindan unas condiciones climáticas favorables, me hizo extender algunas salidas varias horas, sin que tuviese por esto muchas más capturas. Generalmente, cuando el mar está excesivamente bueno la actividad mengua y esta vez no fue una excepción, pero por suerte salvamos este inconveniente con el apresamiento de esta estupenda negrita, la cual se dejó ver rozando el medio día.




Unos tres kgs de potente carángido que me complicaron la vida enormemente, limando la línea por cada centímetro cuadrado del margen litoral.




Comienza ahora la temporada en la que estadísticamente se producen más momentos de calma. Estaré atento e intentaré sacar el máximo partido a esta ventaja.

Saludos.

lunes, 29 de agosto de 2011

Un osado, un valiente. El abade.

El abade (Mycteroperca fusca), es un predador que tiene su hábitat en la región macaronésica. En Canarias abunda en aquellos lugares donde el hombre no ha extendido su poder destructor, sin embargo en las áreas en las que la pesca se ha desarrollado de forma intensiva las poblaciones se encuentran en colapso.




Muy territorial y voraz, está siempre al acecho de una posible víctima, por lo que ataca generalmente sin miramientos a los artificiales que actúen cerca de su posición. Es más, si se encuentra alguno por la zona escogida, es muy probable que obtengas su picada si sondeas bien el pesquero.




Aunque no es un pez especialmente deportivo, este no suele entregarse con facilidad y cuando tiene a mano algún escalón o cornisa no duda en protegerse bajo esta poniendo la línea en serio peligro, complicándose mucho la tarea si el tamaño del animal es considerable.




Mis últimas jornadas se han visto recompensadas con la captura de estos hermosos peces y en varias ocasiones fue lo único que pude apresar. Abajo dos de los ejemplares más frescos.






Nos volveremos a ver valiente Abade.


Saludos.

domingo, 21 de agosto de 2011

Encontrando motivación.

Tras la última jornada relatada por este sitio, ha pasado un tiempo en el que me he encontrado apático, desmotivado y un tanto saturado. Durante mis vacaciones he aumentado cuantiosamente las salidas y muchas de estas han transcurrido con un clima muy adverso, con la penosidad que esto conlleva, máxime si no se obtienen réditos satisfactorios. Todo este exceso provocó que mi cuerpo y mi mente me reclamasen con firmeza un receso.

Lo cierto es que parar me ha sentado estupendamente. Necesitaba descanso, dedicar tiempo a otras cosas, practicar deportes más exigentes, estar con los amigos etc. Pero claro, pescar es mi debilidad, con lo que más disfruto y siempre tenía en mente la búsqueda de algún revulsivo que me llamase a regresar con un deseo renovado. Me propuse entonces caminar, patear lejos en ocasiones, conociendo así nuevos y sugerentes lugares, intentando asimismo salir de la comodidad, ya que estancarse en esta es algo que suele ser sinónimo de fracaso.

Los spots inéditos han resultado ser bastante interesantes. Buenas picadas y buenos peces que han dado. También se lograron capturas y trancones importentes en zonas ya conocidas. Una de estas picadas me pilló con 30lbs y un 0,57 en el bajo. Intento dominarle poniendo la vara al límite, pero el animalito se muestra intratable, consiguiendo ganarme los metros suficientes para meterse en la cueva y cortar la trenza con suma facilidad. Creo que ni con un 6000 y caña más fuerte hubiese parado al pescadillo. En definitiva, parece que las decisiones fueron acertadas.


Las fotillos de algunas presas abajo.






Un par de abaes de buena talla.




Jurel que rondaría los 3kg.




Bicúa medianita.



Como dato curioso quiero que vean el tamaño de este "monstruo" marino.:)




Una araña de hondura enorme.




El saltiga popper parece un señuelo enano comparado con el bicho. Estimo pesaría cerca de 2kg.


Saludos.